lunes, 8 de septiembre de 2008

Un Hombre en el blog


Se hace difícil volver al blog depués de tanto tiempo, pero aquí estoy dispuesto de nuevo a escribir regularmente, no como he hecho en estos últimos meses. Dicho esto voy al tema de hoy:
ayer terminé Un hombre en la oscuridad, la última novela de Paul Auster. Es una gran libro, que diría uno de mi pueblo, muy de Auster con el azar, lo real y lo irreal mezclándose constantemente. Las locuras recurrentes del bueno de Paul.
Soy un fiel seguidor de Paul Auster desde hace algunos años, desde que Diego me regaló una versión de Ciudad de Cristal en cómic.
Me alegré cuando le dieron el Príncipe de Asturias de las Letras hace un par de años. Creo que es un gran escritor.

6 comentarios:

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Me alegro de que vuelvas al blog con nuestro admirado Paul Auster.
Eres el más grande.
Besos,
Diego

Isabel Huete dijo...

Bueno, pues como para mí acabas de empezar a existir, me alegro que haya sido por una "resurrección". :))
Yo también sigo de cerca a P. Auster y reconozco que es de esos escritores que aunque recurra constantemente a los mismos temas, no me cansa nunca. Lo descubrí por casualidad cuando en una casa ajena me encontré en el cajón de la mesilla "El país de las últimas cosas". Desde entonces estoy enganchada.
Tengo linkeado a Diego, ¿puedo linkear también tu blog? Me ha encantado.
Un besazo.

Nuria. dijo...

Apunto autor y libro.
:)

spero que todo bien.

un beso,

Nuria.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Un agran escritor, en efecto. Que dure la vuelta.
Saludos.

Merche Pallarés dijo...

Eso a ver si dura la vuelta... veremos... Paul Auster es estupendo, claro, conciso y con historias neoyorkinas que me encantan. Besotes, M.

Mensaje para ISABEL HUETE, no sé si sabrás que los hnos. Fdez. Magdaleno son tres. Tambien está Pablo (por ahora tambien desaparecido) que tiene tambien su blog (lablogse--lo tengo linkeado en el mio). Besotes, M.

lys dijo...

Soy una fan de Auster, creo que me lo he leído todo.

Me gusta mucho su blog, con su permiso me quedo un ratito.