sábado, 15 de septiembre de 2007

La siesta ibérica



Yo era el dueño del Iberllota de Zafra (establecimiento donde se venden jamones, embutidos... como su nombre indica). Y allí estaba con mi mandil, conversando amigablemente con una punta de jamón mientras en la calle se amontonaban sobre los adoquines unos hermosos copos de lomo ibérico (que tenían un aspecto brutal). Cuando de repente, Kim Jong Il desde los mandos de un caza me pedía un kilo de chuletillas de lechazo. Se las di y despegó sin pagar, pero quién le hubiera dicho (después de haber visto Team América): oye Kim vete soltando la gallina.
Lo cierto es que salvo por el escándalo del avión y el disgusto de perder un kilo de chuletillas se respiraba una calma maravillosa entre las paredes húmedas de ese mundo ibérico paralelo hasta que mi madre (que oportuna) me despertó para que fuese a colocar los platos.
Quizá aún no sea tarde para llamar a Fernando Colina.

1. Fotos de Borja Santos Jordan
2. La vida de los otros de Diego Fernández Magdaleno
3. Der Atlas II de Pablo Fernández Magdaleno

5 comentarios:

Nuria. dijo...

Me encanta el cuadro. Buena elección para tu relato.

Mi examen bien, gracias por pregunta, fueron cuatro horas largas intensas... Llevo diez días que no soy persona, sin dormir y nerviosa... pero bueno... así son las cosas...

un abrazo.
bss

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Nunca es tarde...

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

No hace falta vistiar a Colina: como dijo el clásico "los sueños, sueños son".
Un abrazo

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

¿Ya estamos vagueando?
Un abrazo

Blogofago dijo...

Es curiosa la historia de ese cuadro, conocido por "La Siesta" o " La Meridiana".
Parece evidente que esta creado en la etapa provenzal, zona mas propicia a sesteos que el sur de holanda, pero lo curioso es que esos campesinos dormilones no posaron ante Van Gogh, ya es el cuadro una copia de una copia de Jacques Adrien Lavieille de otro cuadro original de otro pintor, Jean-François Millet....si se llegan a enterar los del la SGAE ¡¡¡¡