domingo, 30 de septiembre de 2007

Hamilton y la suerte


Hamilton es con mucho, el tío con más chorra y más jeta que he visto en mi vida. No importa lo que pase: ya puede presentarse César Vidal en la pista y minarla con sus 55.700 libros (por el momento) que el jambo encontrará la forma de sortearlos para no salir por los aires y terminar la carrera en el primer puesto. Hoy en Japón ha hecho un trompo y se ha tocado con otro piloto; pero eso no es nada, ahí está, afianzado en el liderato después del desafortunado descalabro de Fernando Alonso que se coloca a 12 puntos, a dos carreras para que acabe la temporada.
Podríamos decir que Hamilton tiene la suerte del principiante pero yo me decanto por la suerte de los tontos, por no hablar de las ayuditas de sus compatriotas de Mclaren y de los máximos organismos de la Fórmula 1, porque esos sí son compatriotas. Aquí, cuando Alonso luchaba por el campeonato con Schumacher, había quien sufría si el que perdía era el imbécil del kaiser, "es que Alonso es antipático", decían. No sé, a lo mejor al final de cada carrera tiene que contarse el chiste del niño y el mono del Chiquito para ser considerado un fenómeno por el respetable (conste que a mí no me cae demasiado bien).
¿Alguien se imagina a un inglés revolviéndose de dolor, colocándose un cilicio en la punta del rabo hasta llegar al paroxismo por la victoria de su paisano? Porque yo no.

1. Entrevista a Arturo Pérez Reverte.

4 comentarios:

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Es el hombre con más suerte del mundo. Hamilton es, digamos, la antítesis de Carlos Sainz. De todas formas, en la vida nunca se sabe. Y quedan dos carreras.
Un abrazo, Hephonov.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Eso, la antítesis de Carlos Sainz, rubrico.

Nuria. dijo...

ya ves, hasta los tontos tienen suerte...

un bso.

Diego Fernández Magdaleno dijo...

¡¡¡¡Hammamet!!!!