sábado, 10 de noviembre de 2007

Premio Frechilla-Zuloaga

De nuevo en el Auditorio de Valladolid con Diego a la final del Premio Frechilla-Zuloaga.
Entre la tos y los abanicazos del respetable hemos escuchado el Concierto número 3 para piano de Ludwig van Beethoven, interpretado maravillosamente por la bellísima Judith Jaúregui y el Concierto de Grieg tocado por una persona de la que no recuerdo el nombre (espero sepáis disculparme).
Judith ha ganado el concurso y me alegro mucho aunque no puedo callarlo, en mi interior aún resuenan las cuerdas del Guarnerius de Hilary Hahn ¡¡¡Cómo toca esa tía!!!

5 comentarios:

manuel dijo...

La tos del publico nunca impide el disfrute, es inevitable.

Saludos

Nuria. dijo...

me alegro que te gustara el concierto, una pena no poder asistir.
un bso.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

De Judith Jáuregui tengo las mejores referencias de un amigo, que la daba por ganadora casi segura y acertó.
Y de lo que ha sucedido en algunos momentos del Concurso en el Auditorio has sido demasiado benévolo. Recojo las críticas que me han llegado y que no se entiendan, por favor, por afán purista ni elitista. Alguien, según me han dicho, tuvo un mal impulso de pedagogía musical y llenó el patio de butacas de gente no acostumbrada a oír este tipo de música. Entiéndase: la pedagogía musical es correcta y debe fomentarse por las instituciones, que suelen no mirar el dinero para otras cosas. Sin embargo, el que tomó la decisión pensó, según me han dicho, no tanto en la generalización de la cultura musical sino en llenar el Auditorio para que diera buena imagen. Según me ha llegado, ante las reacciones de ese público no familiarizado con este tipo de actos, el Jurado no se sintió a gusto y algunos intérpretes tampoco.
La pedagogía musical y la generalización de la cultura es una obligación de las instituciones, por supuesto. Pero no debe darse, como un calentón febril y repentino en un Concurso internacional de esta talla.
Si alguien que estuviera por allí lo vio de otra manera, pido, por favor, que me informe, para corregir mis informaciones.
Saludos, Álvaro.

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Fue tal y como tú dices Pedro.
Un abrazo,
Álvaro

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Y eso que no estamos en época de gripe...
Un abrazo