miércoles, 15 de agosto de 2007

Carpe diem


He vuelto a leer "Carpe diem", un relato que mi hermano Pablo publicó en en Los cuadernos del sornabique, revista del fantástico escritor y editor Luis Felipe Comendador en la que escriben, además de Pablo, Miguel Casado, Manuel Moya, Jorge Riechmann,Antonio Carvajal o el mismo Luis Felipe Comendador.

El relato nos traslada a la Praga de Gregorio Samsa, (el metamorfoseado personaje de Kafka) más concretamente a su entierro, al que llega el detective Elías en busca de ese delincuente que se hace quimera con el tiempo, ese que le hará alcanzar la gloria, coronarse (como dicen Los hombres de Paco) aunque ese camino le cueste demasiado.

Cuando leo "Carpe diem" de mi hermano Pablo o cualquiera de los libros o ensayos de mi hermano Diego, no escucho mi voz sino la suya en mi cabeza, como si ellos estuvieran allí en el papel, unidos a la tinta que forman sus escritos, dispuestos siempre a contarme esas historias como si fuera un cuento improvisado en la vigilia de alguna noche interminable.

3 comentarios:

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Un texto precioso.
Besos,
Diego

Roberto Sanz dijo...

Tiene que ser increíble poder sentir algo así. Disfrútalo.
Un abrazo
Rober

Borja Santos Porras dijo...

Alvaro, me encantaría poder leer el relato de tu hermano,¿cómo lo podría conseguir?.
Un abrazo,
Borja