jueves, 9 de agosto de 2007

Tierras altas

He vuelto al leer Tierras altas, del poeta soriano Fermín Herrero. El libro se extiende, a modo de anuario, sobre el devenir de los campos sorianos; retratando a su paso la dureza y la soledad que conformaban el oficio del agricultor antiguo, ya casi inexistente.

Su poemas recuerdan a los de Julio Llamazares, no sólo por el retrato de los campos sino por la hondura y densidad de sus versos.

Aquí transcribo el poema " Abril":

En la quietud extrema
de la tarde he sido. Lo demás
es anecdota, hojas que, cada año,
se repiten.

2 comentarios:

Roberto Sanz dijo...

Me ha encantado el poema. La belleza sólo está en el hombre que lo percibe, no en el objeto. El vídeo es espeluznante.
Un abrazo
Rober

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

El v�deo es espectacular y demuestra que los animales son mucho m�s que instinto.