viernes, 31 de agosto de 2007

Fin del verano



Algodones que vuelven
cuando el verano asoma:

tu porvenir es blanco.


Este es el último poema del Libro del miedo de mi hermano Diego. Y ahora que el verano termina casi entre sus páginas, (al menos moralmente) siento una calma que no he sentido nunca, una esperanza que creía perdida hace algún tiempo.
Quizá esos algodones rozaron mi rostro en su regreso. Tal vez no todo esté perdido.

7 comentarios:

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Merci beaucoup!
Besos,
Diego

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

De nada hombre.
Un beso.
Álvaro

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Nota en mi agenda para el lunes: pedir a mi librero y amigo, Miguel (Sandoval), que me encargue el libro de Diego.

Apostillas literarias dijo...

Que alegría ver instalada a la esperanza contigo, sin ella todo es bastante aburrido. Nunca hay que perderla.

Un bonito poema.

Nuria. dijo...

Qué poema tan precioso!!
me encanta. tomo nota.

La esperanzA es lo último que se pierde...hay que seguir adelante aunque solo sea por curiosidad.

un bso.

Nuria. dijo...

Así que leíste El pober músico de Grillparzer. m alegro!!
bssss

Roberto Sanz dijo...

El poema me parece precioso.
Álvaro: mucho ánimo.
Un abrazo